Leyenda de NO8DO Sevilla

El rey Alfonso X (el Sabio) era un hombre de letras, culto e instruido, bajo cuyo reinado florecieron todas las clases de ciencias y arte de la época. Sin embargo, no sabía demasiado del arte de gobernar, la economía o la administración pública, lo que llevó al descontento general.

A raíz de aquello, el pueblo se dividió en dos bandos: los que apoyaban al rey Alfonso y los que seguían a su hijo, el príncipe Sancho.

España se vio envuelta en una dolorosa contienda entre padre e hijo. Poco a poco, y sin casi necesidad de lucha, Sancho se fue haciendo con todo el reino y consiguió alzarse como Rey en la mayor parte de España.

Sin embargo, generosamente, no quiso atacar Sevilla, ciudad en la que el rey Alfonso, ya viejo y enfermo, se había refugiado. En esta ciudad pasó el monarca sabio los últimos días de su vida, arropado por todo el pueblo sevillano que, a través de su Ayuntamiento, se manifestó fiel al anciano rey y se dispuso a servirle en todo.

Don Alfonso otorgó como signo de gratitud a este pueblo tan leal un lema a modo de jeroglífico para el escudo de la ciudad, formado por las sílabas NO y DO con una madeja en medio. La lectura de este criptograma es “NO-MADEJA-DO”, expresión fonética de la frase NO ME HA DEJADO, con la que el rey quería agradecer a la ciudad de Sevilla el hecho de que no le hubiera abandonado.

Desde entonces, este símbolo puede verse en el escudo de la ciudad así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam