Nuestros queridos abuelos

El papel de los abuelos en cuanto a la crianza de los nietos está cambiando a pasos agigantados en los últimos años. La vida laboral de los padres (con horarios normalmente poco conciliadores), unido a que cada vez llegamos a edades avanzadas en un mejor estado de salud, hacen de los abuelos unos aliados maravillosos en la educación de nuestros peques.

Tener algún abuelo cerca de su nieto es alentador en todos los sentidos. Aunque no todo es perfecto, los abuelos pueden representar muchos papeles:

– Contribuir con su experiencia en momentos de crisis familiar, tanto en el sentido psicológico, como en el económico, si se puede y es necesario.
– Cuidar de los niños cuando los padres no pueden hacerlo. Eso es beneficioso para los niños y para los abuelos porque se sentirán más útiles, más considerados y más valorados.
– Contribuir en el equilibrio de tiempo en el hogar de sus hijos, recogiendo a los niños en el colegio, o quedándose con ellos alguna noche para que los padres puedan salir libremente.
– Transmitir valores familiares y mantener el vínculo entre las generaciones. Las historias de familia les encantan a los niños, y contribuyen en su desarrollo psicológico.
– Ayudar en la educación, interfiriendo en la comunicación entre padres e hijos. Intentando apaciguar a los dos lados.
– Aprender con sus nietos, acercándose más a las nuevas generaciones. Aprender a usar el ordenador, por ejemplo.

Fuente guiainfantil.com

No hay comentario todavia.

Deja tu comentario

Mensaje

Protected by WP Anti Spam